Home / Narrativa / El albergue de las mujeres tristes

El albergue de las mujeres tristes

Floreana es una bella y joven historiadora que llega a un peculiar albergue en la isla de Chiloé, a donde diferentes mujeres acuden para curar dolores y heridas comunes, para sanar el desamor de los hombres. La novela expone el miedo que muchos hombres sienten frente a la autonomía que las mujeres han ido ganando, y da cuenta de las consecuencias no muy beneficiosas que para ellas este avance ha tenido al interior de sus hogares.
El albergue de las mujeres tristes es una novela de diálogo e intercambio constante, tanto aquel que se da entre las tantas y tan distintas mujeres que habitan el hotel, como el que Floreana mantiene con Flavián, el médico de la isla. Es una novela que, en especial a lo largo de su primera parte, está repleta de historias, y que saca a relucir prejuicios, estereotipos y estigmas vigentes en la sociedad en charlas cotidianas y en el imaginario social. El sufrimiento, el miedo, el desamor y la desconfianza, no hacen distinción de género alguna, y es a partir de estos diálogos, que los personajes, en compañía y escuchando historias ajenas, aprenderán a apartarse de las generalidades en que rápidamente solemos encasillar, ya sea al género femenino o masculino, para empezar a comprender a la persona en su individualidad, con sus particularidades y en su contexto. Es imposible leerla y no pensarse en alguna de las situaciones relatadas, puesto que, a pesar de tener ya algunos años, es un texto que tiene muchísima actualidad, y ya sea por haber dicho alguna de sus frases, pensado alguna de sus reflexiones, o por haberlas escuchado en boca de otros, la familiaridad con sus fragmentos se da de manera inevitable.
Los relatos le dan un muy buen ritmo, y vuelven al libro sumamente interesante, pero esta fluidez se pierde a medida que el libro avanza como consecuencia de pasajes metafóricos, que a mí entender confunden sin resultar demasiado conducentes. Es recomendable para todos aquellos que quieran cerrar cada capítulo y quedarse pensando, reflexionando, o leer sus líneas y sonreírse por encontrarse identificados, o porque no, sentir nostalgia con su texto. Es una novela que sorprende, que da cuenta de vivencias, experiencias de vida y a partir de ellas reflexiona y desmiente mitos y prejuicios respecto de ambos sexos; es una novela de la que jóvenes y adultos, hombres y mujeres, podemos aprender muchísimo.

Sobre Bren Zlotolow

Bienvenidos a mi mundo lector, soy una apasionada de los libros. Les comparto mis reseñas y opiniones de lo que voy leyendo y espero poder leer las suyas también

Más contenido

El lenguaje de las flores

Victoria es una joven californiana de 18 años cuya vida está marcada por una dolorosa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *